Dependencia emocional

 In actualidad
¿Por qué hay personas que siguen enganchadas a relaciones intermitentes? Aquellas de “ayer sí pero hoy no” o “hoy te quiero, pero después de dos días no volverás a saber de mí”.  Sí, eso es la dependencia emocional.

En otras palabras, ¿Qué hace que no podamos salir del clásico tira y afloja? En nuestra vida diaria podemos ver a personas que suspiran constantemente por esa persona que unas veces les promete la Luna y otras, si te he visto no me acuerdo. La cuestión es, ¿por qué es tan fuerte la atracción en estas relaciones?  y ¿por qué es tan difícil desengancharse? ¿Qué es lo que está ocurriendo en estos casos? 

La respuesta es el refuerzo intermitente. Este conforma la base de lo que conocemos como dependencia emocional y tiene lugar cuando se refuerza positivamente una conducta unas veces y en otras ocasiones no se refuerza. Por ejemplo, imagina que tienes una cita con la persona que te gusta. La cita va viento en popa y pasas un tiempo maravilloso, pero al día siguiente no vuelves a saber nada de esa persona, le escribes, la llamas por teléfono, pero solo recibes respuestas ambiguas o simplemente te ignora. Pasan entonces dos semanas y esa misma persona te suplica que le des otra oportunidad, que os volváis a ver y te da varias excusas circunstanciales. 

Lo que ha ocurrido es que a veces te refuerza manteniendo tus expectativas y otras veces no. Aquí está la clave de la fórmula, nunca sabes con certeza cuando te corresponderá, por lo que nunca dejas de intentarlo. Te preguntas, ¿esta vez me contestará al mensaje? o ¿esta vez querrá que nos veamos? De esta forma, dejas pasar otras oportunidades por estar siempre al pie del cañón esperando por una persona que, desafortunadamente, no te valora ni te valorará lo suficiente. ¡Huye de la dependencia emocional y sé tu misma!

Por Helena Tudela
Vocal de Avida Murcia

Recommended Posts

Dejar un comentario

CONTACTA

Dinos qué tienes que decirnos!

Not readable? Change text. captcha txt

Start typing and press Enter to search

El confinamiento ha sacado lo mejor de las mujeres